Me regaló la luna

IMG_4233-004

 

 

 

 

 

 

 

 

Me regaló la luna,                                                                                                                                y aunque la noche sepa a olvido,
una copa vacía y sin huellas,
que yace entre los dedos de la nada,
evoca la memoria de esa vida
que, indefectiblemente, trae consigo la mañana.
Mientras tanto, la mente soñadora,
barco veloz que aborda madrugadas,
trasmuta pensamientos y oleaje,
en viento y sal que le tatúan la cara,
y le graban en la piel y en el pensamiento
el calendario de fantasías jamás soñadas.
Y en ese sueño de sábanas pulcras y almidonadas,
la luna es un barquito de vela
que navega a babor, a la sombra del alba.
Porque la noche sabe a olvido,
porque los sueños son los recados que escribe el alma,
porque la copa de vino yace vacía,
porque el viento y la sal le tatúan la cara,
porque la noche acaba cuando llega el día
porque el sol se esconde y la luna se agranda
porque la vida es el sueño de un Segismundo que sueña con despertarse
porque la noche es un barco veloz que aborda las madrugadas
porque la noche es una copa vacía que sabe a olvido
porque la noche nos regala, todos los días, la luz de la mañana,
Porque él me regaló la luna
porque yo le regalo mis alboradas…

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s