Soledades

google.rosa.foto-003

 

 

 

 

 

No fue una rosa,
fue un sueño que se deslizó sobre la almohada,
una vida latente y perentoria
que cruzó las entrelineas de la nada.
Porque la vida es el suspiro de un ensueño,
la eternidad es un segundo de esperanza,
y la verdad es la suma dividida
de muchas verdades multiplicadas.
La soledad camina entre las olas,
y entre las olas navega solitaria,
la soledad es un gorrión sin nido,
una flor sin jardín,
una estación sin tren,
y una noche sin mañana.
La soledad amanece con la noche
y despierta febril entre las sábanas,
porque el sueño se evapora en otro sueño,
porque la vida se mastica y se desgasta.
Porque la vida se nos muere a cada día,
a cada día se renueva la esperanza,
y en el jardín, una rosa desenreda sus pétalos,
con una peineta de pura escarcha.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s