Día a día

dali-reloj-blando-en-el-momento-de-su-primera-explosion

 

 

 

 

 

 

Y el día se fue,
se fue por los renglones del tiempo,
se fue por los cantos de los ríos y de la lluvia,
se fue a lomos de un corcel de viento,
se fue.
Ayer el día peregrinaba la arena tibia de los segundos
y un perfume a lavanda inundaba el jardín.
Hoy las horas descansan en el sofá de los sueños
y las rosas del jarrón transpiran espinos.
Voces agazapadas y soñolientas rezuman el sabor a fiesta,
pieles translucidas destilan sonrisas con sabor a vino,
los pies bailan sobre los tambores,
las manos repiquetean sombras… a ratos luz.
Y en los escarpados caminos del ensueño,
la almohada es el galeón pirata
que nos conduce al despertar.
Un nuevo día despunta en un rincón de la ventana,
las zapatillas asoman debajo del colchón,
la noche se acuesta en el campanario de la iglesia,
y el desayuno grita su perfume a café…
!amaneció!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s