Insomne

Insomne 108-005
Despierto en el silencio de la noche,
con la luna abrazada a la almohada,
y el sueño prendido en ese horizonte,
que habita en el ocaso de tu cama.
Despierto en el balcón de mis recuerdos,
con el insomnio susurrando a mis espaldas,
una niebla preñada de penumbras,
y el rumor de un ayer vacío de mañanas.
Despierto en la sonrisa del cielo de tu boca,
y llego veloz a ras de la ventana,
los brazos encharcados de rocío,
y empapada de soledad, el alma.
Despierto en fin y estoy contigo,
y tú conmigo estás: dos soledades,
que navegan silencios de la mano,
que caminan por la vida sin hablarse.
Despierto porque la vida ya se ha ido,
aunque yo no tenga prisa por marcharme,
y en ese despertar oigo en silencio,
el ritmo de la noche al acostarse…
Despierto porque el sueño se ha escondido,
en donde ya no sepamos encontrarle.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s