Ánima

fotogooglemujer-y-espejo

Me enamoré
aquella madrugada
lluviosa en que,
sonámbula,
me miré en el espejo
por primera vez.
Vi un cuerpo desnudo,
árido paisaje, cincelado
por los años y las cicatrices.
Contemplé unas manos
marchitas de caricias.
Observé las marcas de la risa
en cada una de las arrugas de aquel rostro.
También reparé en las profundas huellas
dejadas por el llanto.
Pero las vi tan bellas, tan bellas,
que las hice mías, ¿por qué negarlo?
Y al aceptarlas…
me percibí hermosa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s