Lluvia de verano

 

Llueve,
el cielo llora
pero el verano resiste,
treinta grados a la sombra,
la hierba del jardín se ríe.
Pozas a estrenar
para los zapatos nuevos.
El viento acelera las ramas
del árbol reflejado en la ventana,
su tronco treme de desasosiego,
¿hacia dónde partirán las hojas,
después de la tormenta?
El día no ha pagado,
su recibo de luz… y
la noche se ha instalado.
Afuera, pies desnudos
moldean el barro…
Llueve a los trompicones,
las nubes transpiran,
la tierra exhala el vaho de sus entrañas.
sudor y lluvia empapan
la piel de los transeúntes,
las aceras se ahogan,
en el desbocado sunami de las calles.
El verano se eterniza,
porque el otoño falta a su cita:
La ha olvidado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s