Intangible

La vida, frágil, transitoria y efímera por definición,
cual bruma mañanera se desvanece.
La vida es un soplo fugaz,
un rayo de luz que, al materializar lo intangible,
canjea la eternidad por un rostro, un cuerpo,
una presencia.
Meros pretéritos somos los humanos,
legatarios profanos de un tiempo inexistente.
Quizás la vida nos reincorpore al ancestral céfiro,
quizás la muerte, su fiel aliada, nos atavíe
con el nocturno silencio de antiguos despertares.
El ocaso anochece sin ángelus, ensueños o mañanas.
Sombría, la estrella del alba
ya no tiñe de rubor las madrugadas.
Saturnina y mordaz, la oscuridad se expande.
Los humanos caminamos hacia atrás,
y en este retroceder impenitente,
una desasosegada luna rastrea el vaivén de la memoria,
que se marchita de olvido y de nostalgia.
La tierra rumorea el ciego crujir de los sarmientos,
el mar se cubre de aflicción y de silencio.
Así es la muerte, nuestro duro pan de cada día,
así, amiga mía, es la propia vida:
un solitario fluctuar entre la inexistencia… y la nada.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s